Fuente: Biosolve / Cientisol


Con el desarrollo de técnicas analíticas avanzadas, el análisis de trazas se ha convertido en un gran desafío para los químicos, ya que implicaba la separación, identificación y cuantificación de compuestos en muestras complejas. Las prácticas cromatográficas modernas son versátiles y permiten el uso de gran variedad de técnicas de detección. Sin embargo, debido a los requisitos crecientes de las regulaciones ambientales y toxicológicas, los límites de detección actuales no pueden satisfacer todas las necesidades, así que se hace imprescindible el enriquecimiento de la muestra mediante la técnica de extracción por concentración antes de la introducción de las muestras en el sistema cromatográfico y, por ello, se requieren disolventes de alta pureza en la técnica concentración-extracción para el análisis de residuos, pesticidas y otros en aguas, suelos, alimentos, etc. Para hacerlo con todas las garantías, Biosolve ofrece los disolventes de mayor pureza del mercado.

Leer más...


Fuente: Finneran / Porvair Sciences / Cientisol


Las placas de pocillo profundo de polipropileno se utilizan comúnmente para almacenar muestras en los laboratorios de Ciencias de la Vida. En su fabricación, un aspecto crucial es la selección de materias primas limpias. El polipropileno es un material inerte y resistente al calor, ideal para conservar muestras. Sin embargo, no todos los grados son iguales: por ejemplo, los grados para fabricación mediante moldeo por inyección a menudo tienen altas concentraciones de productos químicos para ayudar en el proceso. Esto permite una producción rápida y costes más bajos, pero puede comprometer la integridad de las muestras o compuestos que se guarden en ellas por períodos extendidos. En concreto, pueden surgir problemas cuando los compuestos se almacenan como soluciones en disolventes como metanol o DMSO, ya que éstos tienen tendencia a extraer de la base de polipropileno cualquier compuesto añadido, como pueden ser los agentes desmoldantes o mejoradores del flujo de polímeros.

Leer más...


Fuente: Astori Tecnica / Cientisol


Las aflatoxinas (B1, B2, G1 y G2) son micotoxinas producidas por mohos del género Aspergillus. Los rumiantes que ingieren piensos o forrajes contaminados por aflatoxinas B las metabolizan a otro tipo de aflatoxinas, las M (de B1>M1 y de B2>M2), que expulsan en la leche. Ya que las aflatoxinas son cancerígenos genotóxicos, su contenido total en alimentos está limitado en la Unión Europea, especialmente el de aflatoxina B1, puesto que no solo es la más frecuente en este grupo, sino que también es la más tóxica: es el más poderoso agente carcinógeno hepático conocido para algunas especies animales.

Leer más...


Fuente: SPEX CertiPrep / Cientisol


Las plantas de cacao son originarias de climas tropicales con altos niveles de humedad y lluvia. Estas condiciones climatológicas aumentan la necesidad de aplicar pesticidas para proteger los cultivos de cacao en grano. Los metales pesados de estos pesticidas y fertilizantes pueden acumularse en el suelo y aumentar el depósito de esos metales en los granos de cacao. Entonces, ¿qué hay en el chocolate que comemos?

Leer más...